Cuándo prescribe una deuda

Tener una deuda con un acreedor no es plato de buen gusto para nadie y, a veces, en vez de tomar las medidas necesarias para cancelar las deudas o gestionarla de una manera que podamos afrontarla, esperamos con la esperanza de que prescriba. Aunque no es algo imposible, es más probable que los acreedores tomen acciones contra el deudor antes de dejar que la misma prescriba. A lo largo del post de hoy vamos a analizar los diferentes tipos de deudas que existen, los períodos de prescripción y la mejor forma de cancelar las deudas en Madrid

Diferentes tipos de deuda

Las deudas contraídas, en función del tipo de deuda y/o de acreedor, van a tener una serie de condiciones y de tiempos para que prescriban. A continuación, vamos a explorar los mismos para saber qué podemos esperar de cara al futuro. En cualquier caso, si queremos ayuda para cancelar deudas, en Deudafix ponemos a tu disposición una serie de servicios que darán respuesta a la pregunta que más dolores de cabeza genera a nuestros clientes: cómo cancelar deudas. 

Multas

Cuándo prescriben las multas es una de las dudas más comunes entre las personas que han contraído este tipo de deudas. Aunque los plazos son bastante amplios y es muy difícil que las mismas prescriban, no es imposible. En el caso de que hayamos contraído una deuda por una multa sin pagar debemos saber que desde el momento en que ha caducado, se podrá reclamar hasta en un plazo de 4 años y dicha reclamación puede incluir los intereses de demora por no haberla abonado en el momento pertinente. 

La notificación de la sanción de la multa deberá producirse en los siguientes 3 meses en el caso de ser una sanción leve, y de 6 meses en el caso de las graves. Si esta no se produjera, no deberá pagarla. 

Contratos personales

Los contratos personales que generan deuda pueden haber sido contraídos con diferentes figuras y generarse mediante diferentes tipos de contratos. Hablamos de deudas con el arrendador de una propiedad que hemos alquilado o las generadas por una tarjeta de crédito o incluso una deuda contraída con un conocido o familiar. 

La ley establece un plazo de hasta 5 años para poder reclamar la deuda. Una vez expirado el mismo, no habrá obligación de responder por ella. 

Deudas hipotecarias 

Una de las mayores preocupaciones de los deudores, especialmente en los tiempos que corren. Recientemente, con la llegada de la pandemia, el Estado facilitó la solicitud de moratorias hipotecarias tanto para viviendas particulares como para locales comerciales. Esta situación ayudó a una gran parte de la población a aliviar su situación económica. Sin embargo, la deuda contraída se mantiene y son muchas las personas que no podrán hacer frente a la misma. 

Los bancos, al ser un arrendador privilegiado, tiene unas condiciones específicas a la hora de reclamar sus deudas. Y entre ellas destaca el plazo de prescripción de la misma, que no se produce hasta pasados los 20 años. Por lo tanto, es muy raro, por no decir imposible, que nuestra hipoteca prescriba. 

Administración pública

Aunque el plazo de prescripción es menor, de 4 años, es muy raro que no sea reclamado dentro de plazo y que, por tanto, prescriba la deuda. Dentro de estas deudas incluimos tanto los impuestos municipales, como el IBI o el impuesto de circulación; o deudas con Hacienda y/o Seguridad Social. Cuando nos encontramos ante esta situación, es mejor tomar acción ya que esperar que desaparezca con el paso del tiempo no será la solución más eficiente. 

Deudafix: Gestión de deuda

Aunque esperar a que las deudas prescriban con el paso del tiempo puede ser una opción en determinadas circunstancias, siempre es mejor intentar poner solución a las mismas de la manera más cómoda posible. En Deudafix te ayudamos a gestionar tu deuda para conseguir diferentes objetivos, como cancelar las deudas de las tarjetas de crédito o reestructuración de la deuda de diferentes acreedores. 

Aunque realizamos estudios personalizados para cada uno de nuestros clientes, hay una serie de acciones genéricas que consiguen muy buenos resultados. Desde llevar toda la comunicación con los diferentes acreedores, realizar un plan de pago ajustado a las posibilidades de nuestros clientes, hasta la renegociación de la misma para conseguir un trato justo para todas las partes. 

Si te encuentras en una situación complicada en la que has empezado a plantearte solicitar un préstamo para cancelar deudas o te han notificado la reclamación de una deuda y no puedes esperar más, en Deudafix nos hacemos cargo de la situación. No dejes de contar con nosotros para garantizar tu tranquilidad. 

También pueden interesarte